domingo, 4 de octubre de 2009

El tiempo de las sombras

De repente vi salir de las aguas la maravilla de un cuerpo azul. También la tarde se hizo de oro, y una voz lejana dijo: Su corazón adolescente es frío y tiene la luz petrificada, la sangre contenida del coral. Entonces, para sentir el peso de la leyenda, cerré los ojos, y sólo oí el leve rumor de las pagazas al levantar el vuelo.

Después, poco a poco, la tarde se hizo sombra.




Rafael Pérez Estrada del libro Bajo el cielo indeciso

2 comentarios:

Viktor Gómez dijo...

Querido Rafa:

Ese mismo libro tengo entre las manos. El viernes me lo autorregalé, como mejor modo en la distancia de celebrar con Mestre, su merecido reconocimiento.

No entré en el porque el finde ha sido intenso.

Y necesito calma para tan exquisito manjar.


Pero en unos días, caeré sobre el como un vampiro.

Un abrazote,

Víktor

esther dijo...

Sensacionales las imágenes que puedo visualizar tras leer esta "pequeña-gran maravilla"

Gracias por colocarla al alcance...

Un abrazo